Antes de la flecha dorada

27.01.2013 17:34

 

 

                        Antes de la Flecha Dorada

                            Romance entre Dafne y Apolo

 

 

 Autor Anónimo   (Su Autor/a  prefirió no develar su identidad)


 

 I

 

        Apolo

                Quiero amor que seas mi agua y mi carne,

                que formes parte de un ardiente grito

                y acallarnos con el placer de estar juntos,

                unidos.

                Que nuestras almas sean, flameantes cuerpos,

                que se mezclen con la sangre

                en los pulmones

                para buscar su aire y oxígeno.

 

 

 

        Dafne

                Unidos en un mismo ritmo,

                descubriéndonos;

                y en el cenit de nuestro fuego

                gemir de placer con nuestro encuentro;

                crepitando, desesperados

                en tórrido y ardiente ayuntamiento.


 

 

    Apolo

                Que mi cuerpo sea tuyo y el tuyo mío.

 


 

    Dafne

                Mezclemos nuestros jugos,

                como esencia genuina

                de nuestro ferviente anhelo.

                Que no sean ellos un mito

                y podamos revolcarnos

                en los confines,

                de nuestros propios bríos.


 

 

    Apolo

                Esos jugos que trazan nuestro ciclo.

                Esos jugos, que circundan como un torrente

                desde nuestra carne a nuestras propias fibras.


 

 

    Dafne

                ¡Oh! ¡Dime palabras al oído de placer y entrega!

                ¡Dame esos besos tibios cada vez mas intensos!

                ¡Deja que crezcan, hasta llegar al fuego!

                !La pasión, el éxtasis...!

                Quiero fundirme en tu boca de efebo,

                en tu pecho, en tu pubis, en tu cuello.

                Deseosa de tu amor, llegar a ser un todo

                y hundirnos, hasta el alma

                en nuestros ansiados géneros.

                Amor enamorado te suplico y te ruego

                Dame tu vida y tu alma,

                ¡hazme tuya entera y sé mío!

 


 

    Apolo

                ¡Oh amor!

                Va mi ferviente deseo de entregarme

                con el alma encendida,

                desesperada hacia tus pétalos.

                Ese canal que se torna urgente hacia tus besos...

                Mis labios ahora, descoloridos,

                buscan denodados

                ese rojo rabioso de tu boca de fuego.


 

 

    Dafne

                ¡Ay poderoso guerrero!

                Mi cuerpo late a la distancia,

                palpita fuertemente en toda su extensión

                para llegar desfalleciente a vos.


 

 

    Apolo

                ¡Amor!

                Mi ansiedad oculta,

                donde mi anhelo se inviste

                invisible,

                conjurando a mis ganas.

                Desesperadas ganas de estar,

                de tenerte y de bucear

                entre todos tus permisos.

                Permisos íntimos,

                que vos y yo nos damos.

                Permisos íntimos,

                que vos y yo sabemos

                y podemos encontrarlos.

                ¡Te deseo amor!

                ¡Oh mi cielo azul!

                como tus ojos.

                Dame esos lugares tuyos,

                guardados,

                para que los descubra.

                Quiero tomar tu rostro

                y suplicarte... ¡mírame!

                mírame como a vos llego

                con mi cuerpo entero,

                ardiente y descontrolado.

                ¡Dame tus jugos Amor bello!

                que deseo beber de ellos,

                y los dejes encajados,

                como una estampa soldada

                entre mis dientes y mis labios.


 

 

    Dafne

                Reservo Amor, mis cóncavos y convexos

                para cuando llegue nuestro momento,

                para cuando el calor de nuestros cuerpos

                como aura, partida en dos mitades;

                se busquen, se adhieran y se unan

                exacerbadas, definitivas e inexorables,

                como bálsamo a nuestro acentamiento.

                El hormigueo de mis fibras,

                que nada saben de amor,

                pero sí de animal hambriento,

                dejan ellas muy claro en mis adentros

                el aullido de un mensaje mundano...

                que se cumpla la función estrepitosa

                implorando la unión desesperada

                de nuestros géneros paganos.


 

 

    Apolo

                !Oh, dulce ninfa de Peneo!

                !Tu anatomía por vos decide!

                Pregúntale a tu boca,

                dialoga con tu cuerpo,

                averigua dónde está él ahora,

                en sus intrépidas lecturas.

                Deja que tu cuerpo te hable,

                te lleve, te dirija.

                Pídele que sea sincero

                y dile que no vas a ahogar

                jamás sus búsquedas.

 


 

    Dafne

                Deseo me envuelvas con tu respiración agitada,

                entrecortada,

                abrazando enteramente mis efluvios;

                deseo ver y sentir ese latir con el correr de tu sangre,

                Sangre caliente y agitada de tus venas;

                símbolo de una entrega final ante un gemido

                recibido como ofrenda...

 


 

    Apolo

                ¡Gime mujer, gime conmigo!

                ¡Mi desesperada pasión quiere envolverte!

 

 

    Dafne

                ¡Deseo fundirme y aturdirme con vos!


 

 

    Apolo

                Quiero a nuestras lenguas como anhelo,

                mirar tus ojos azules incandescentes.

                Se ciegan mis palabras cuando ellos me iluminan.

                ¡Ay gran Amor!

                !Fundamos nuestros cuerpos!

                Que sea solo uno

                quien nos otorgue la vida.

                Que ese organismo mezclado,

                nos murmure, nos lleve,

                y nos trasmita aquello

                acontecido,

                como un registro de ambos.

                Una sola fruición encallada

                como cuño en las arterias,

                de un furor apasionado;

                ardiente como mecha encendida

                y prendida como una hoguera

                hacia nuestros propios labios.


 

 

    Dafne

                Quiero cubrirte con mis labios tímidos,

                y recaer con furor en pasiones atroces,

                y descubrir mi ardiente entrega,

                agazapada, exultante y redimiendo

                la furibunda contienda entre tus bregas.

 


 

    Apolo

                ¡Oh tus excesos!

                que llegan hasta hervir mi carne.

                Quiero hundirme entre tus vísceras,

                encontrarte a vos en las mías

                fundiéndonos, quemándonos

                de insoportables llamaradas

                en nuestro total desenfreno.

                Estamos abiertos, descarnados,

                desesperados

                por esta pasión agitada

                que nos remonta

                hacia nuestras puertas íntimas...

                ¡El Amor, Amor!

                ¡El Amor...!


 

 

    Dafne

                ¡Nuestro Amor! ¡Amor! ¡Nuestro Amor!

                Imagino la tibieza y humedad despuntada.

                Desde la saliva de nuestras bocas

                al fuego de nuestros jugos destellados.

                Allí nos encontramos nuevamente juntos,

                una vez mas, como tantas veces.

                Es tan fuerte mi deseo ahora,

                que no encuentro palabras para evocarte.

                Dame tus jugos, yo te entrego los míos.


 

 

    Apolo

                Recíbelos y dame todos ellos;

                mi boca sedienta impera nutrirse

                de tu saliva como néctar caliente.

                Deja que juegue con tus partes mas guardadas

                que bese apasionado

                tus recónditos lugares.

                ¡Ay amor ... la tibieza de tu almíbar!

                ¡De tu almíbar...!


 

 

    Dafne

                ¡Mi almíbar brota excitada hacia tu boca!

                Deja que se funda ella en un solo líquido,

                esperanzado en la continuidad del mañana.

                De siempre y por siempre amado mío,

                que ese mañana nos quede chico en el presente.

                ¡Siempre...! ¡Siempre...!


 

 

    Apolo

                ¡Adorable ninfa de Peneo!

                Aspiro seas vos quién cierre mis ojos

                cada noche.


 

 

    Dafne

                ¡ENTONCES TÓMAME!

 

 

 

 

    II


 

 

    Apolo

                Mis ojos, están abiertos ahora.

                ¡Mírame! mírame cuando te amo,

                cuando te poseo y cuando gemimos.

                No cierres tus soles fogosos,

                quiero me mires cuando te miro,

                hasta llegar al ahogo,

                exhumados, exhaustos y fundidos.


 

 

    Dafne

                ¡Si!

                Mirémonos en este momento de entrega,

                hasta la total redención y desmesura,

                sólo cerraré los mios

                sobre el final de la carrera,

                después de la embriaguez que nos sella

                esta inquietante pasión profunda.


 

 

    Apolo

                Deja Amor, que nos miremos

                y nuestros cuerpos se digan,

                somos uno,

                ¡Ay Amor quiero ver tus ojos azules

                enclavados en los mios!

                ¡No cierres tus pupilas en la copula amor mío!

                ¡No dejes que me quede solo mirándote!

                ¡No me abandones aquí ahora en el enjambre!

                Me niego a cerrar mis ojos, ante un beso tuyo,

                necesito a vos amarte con la mirada íntegra,

                con mi imagen despierta y abierta en la vigilia.

                Me sublevo aturdirme en la penumbra

                apagando el iris para sentir tus besos.

                Quiero tener abiertas mis pupilas,

                como un Amor visible...

                como un Amor incandescente y fulgurante

                ¡Como un Amor! ¡Oh Amor! ¡que vive despierto!

                ¡Salvaje!

                Salvajemente despierto...

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2011 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode